Revisiones con el Pediatra

Las revisiones con el pediatra son fundamentales para comprobar el modo en que se desarrolla el niño con criterios preventivos o de detección precoz de determinados problemas. En la actualidad el calendario de revisiones del niño sano se configura del siguiente modo:

  • Revisión del recién nacido: debe realizarse antes de los diez primeros días de vida. En ella se practica la segunda prueba del talón con el fin de detectar una posible enfermedad metabólica denominada fenilcetonuria. Asimismo, se realiza la historia clínica del niño, incluyendo el embarazo, el parto, los antecedentes familiares de enfermedades y todo lo referente al niño en el momento de nacer (edad gestacional, test de Apgar, peso, talla, perímetro craneal, grupo sanguíneo, emisión de meconio y diuresis, ictericia, etc.). También se revisa el tipo de lactancia, si se producen o no regurgitaciones o vómitos y las características de las deposiciones y la micción.
  • Revisión del primer mes: se comprueba el desarrollo del niño mediante un tallaje completo y se anotan los percentiles. También se practica una exploración física, en la que se valoran los sentidos de la vista y el oído, la coloración de la piel, las mucosas, el estado de las fontanelas y el estado neurológico y el desarrollo psicomotor.
  • Revisión de los 2 meses: se inicia la aplicación de vacunas atendiendo al calendario vacunal y se comprueba si el desarrollo del niño se mantiene dentro de la normalidad, prestando especial atención a la valoración de los reflejos y la respuesta a estímulos. 
  • Revisión de los 4 meses, 6 meses, 9 y 12 meses: continúa la administración de vacunas. En la exploración física se comprueba su crecimiento y desarrollo psicomotor. En todas ellas el pediatra mantendrá una dinámica de educación para la salud de los padres en lo referente a la salud bucodental, la alimentación, cómo fomentar la autonomía del niño, etc.
  • Revisión de los 2 y 4 años: se mantiene el seguimiento del calendario vacunal.  Y se realiza una exploración física completa y una valoración del crecimiento, el desarrollo psicomotor y el lenguaje.
  • Revisión de los 6 años: más vacunas y exploración física completa, con especial atención a la vista y el aparto locomotor. Por supuesto, también del desarrollo locomotor y el lenguaje.
  • Revisión de los 8 años: exploración física general con especial atención a la tensión arterial, la auscultación cardiopulmonar y los pulsos periféricos.
  • Revisión de los 12 años: nuevas vacunas y exploración física especialmente en lo que respecta al desarrollo de la pubertad, el aparato locomotor, los dientes, la vista y el oído, el crecimiento, etc.
  • Revisión de los 14 años: últimas vacunas. Valoración de la madurez sexual y exploración física completa.

Todas las revisiones señaladas son importantes y deben cumplirse rigurosamente, independientemente de que entre ellas se haya visitado al pediatra con motivo de alguna enfermedad del niño. Las exploraciones físicas permiten detectar precozmente cualquier problema del aparato locomotor, el desarrollo psicomotor, el crecimiento, la vista, el oído, etc. También es el momento de que los padres consulten cualquier duda con el pediatra y éste les informe de los problemas que pueden surgir a cada edad y de cómo responder ante ellos, además de proporcionarles pautas para la prevención de enfermedades, accidentes caseros, etc.

Related Posts

09

Abr
Noticias Recientes

Insomnio Infantil

Hay muchas razones para que un niño se despierte durante la noche, especialmente en el primer año de vida (calor, fiebre, pañal sucio, hambre, etc.). pero lo que no es normal es que después de cumplir los seis meses lo haga varias veces o duerma menos tiempo de lo que sería normal. En este caso se habla[...]